Bodas de Oro: “Palito” y Evangelina renovaron sus votos matrimoniales ante el Papa Francisco

El músico y su esposa recibieron la bendición del Sumo Pontífice al celebrar 50 años de matrimonio.

"Palito" Ortega y Evangelina Salazar renovaron sus votos matrimoniales ante el Papa Francisco

Palito Ortega y Evangelina Salazar recibieron la bendición del Papa Francisco en sus Bodas de Oro. (LOsservatore Romano)

clarín.com

Ramón “Palito” Ortega y su esposa Evangeliza Salazar renovaron en el Vaticano sus votos matrimoniales ante el Papa Francisco al cumplir 50 años de casados.

“Ustedes son muy importantes para la Argentina, 50 años juntos es un gran mensaje“, fueron las palabras de Francisco.

“Fue un momento que superó toda expectativa, nos dedicó mucho tiempo, con palabras muy elogiosas y resaltó el valor de haber cumplido 50 años en una época en la que están tan en crisis la institución familia y la pareja”, aseguró Ortega en diálogo con Télam en el Vaticano, tras participar de la misa que el Pontífice ofreció esta mañana en su residencia de Santa Marta.

"Palito" Ortega y Evangelina Salazar renovaron sus votos matrimoniales ante el Papa Francisco

Ustedes son muy importantes para la Argentina, 50 años juntos es un gran mensaje, fueron las palabras del Sumo Pontífice a Palito Ortega y su esposa Evangelina Salazar. (LOsservatore Romano)

“Permitió generar un clima de alegría, fue un día de mucha felicidad“, agregó Ortega, quien precisó además que el Papa bendijo los anillos de la pareja y les regaló luego rosarios bendecidos.

Durante el saludo, el Pontífice tuvo “palabras muy elocuentes con Evangelina”, narró Ortega, que le regaló un cuadro hecho por él mismo.

“Yo nunca estudié pintura, pero me nació largarme. Fueron unas primeras líneas que dibujé y luego vi que iba tomando forma de montaña y seguí. Está Jesucristo visto desde atrás al pie de la montaña y la Virgen sentada en una piedra con la luna que los ilumina. La única que se queda a velar a su hijo es la madre”, precisó.

"Palito" Ortega y Evangelina Salazar renovaron sus votos matrimoniales ante el Papa Francisco

La bendición del Papa para Palito Ortega y Evangelina Salazar (Twitter @sacroprofano)

Al dorso del cuadro, Ortega escribió la fecha y lugar de su boda: 2 de marzo de 1967 en la Abadía de San Benito de Buenos Aires, así como el recuerdo del día y sitio de la renovación de votos: “2 de marzo de 2017 en Santa Marta, Ciudad del Vaticano”.

Palito y Evangelina: bodas de Oro y bendición papal

Se casaron en 1967 en Argentina

Para toda la vida. Suena fuerte. Es una sentencia romántica, comprometida y difícil de sostener. Ellos lo vienen logrando. Palito Ortega y Evangelina Salazar se casaron hace 50 años bajo ese lema que hoy suena a utopía.

Ayer celebraron sus Bodas de Oro: renovaron votos matrimoniales en el Vaticano, con la bendición del Papa Francisco. Fue una promesa para sus nietos. “Les dijimos que los abuelos se iban a volver a casar para que nos puedan ver”, contó Evangelina.

Medio siglo atrás, ella era casi una adolescente de 20 años, una actriz de futuro prometedor que unía su vida a la de Palito, ídolo de la música gracias a su paso por el Club del Clan, uno de los hombres más populares del momento. Su casamiento, el 2 de marzo de 1967, fue un acontecimiento mediático que revolucionó todo. En vivo, por Canal 13, conducido por Pipo Mancera y Antonio Carrizo, el suyo fue el primer casamiento televisado de la historia argentina.

Aunque para todo el mundo es Palito, ella lo llama por el nombre: Ramón. Más bien callado e introvertido, Evangelina aceptó esa faceta taciturna de su marido. Y por eso, discuten poco o en voz baja. El, por su parte, siempre reconoció públicamente ser el más celoso de los dos y admitió que ella “sacrificó mucho más” que él para llevar adelante la relación.

De hecho, Evangelina había ganado un premio como mejor actriz en el Festival de San Sebastián, en 1966, por la película Del brazo y por la calle, junto al galán de la época, Rodolfo Bebán. Pero con la llegada de los hijos (seis), Salazar relegó su carrerapara dedicarse por completo a la familia. El, el hombre público, el artista, el político. Ella, la de perfil bajo, la que teje los hilos por detrás, el pilar de todo el clan. Dicen que así lo decidieron desde un principio y lo supieron sostener en el tiempo.

El chico humilde de Tucumán que se hizo de abajo y logró el sueño de ser famoso con sus canciones y la chica que se había hecho conocida por su personaje de Jacinta Pichimauida en la televisión y por varias películas, se conocieron en un set de filmación. Mi primera novia, filme dirigido por Enrique Carreras, fue el que, premonitoriamente, los unió para siempre. En esa historia ella lo dejaba por un joven estadounidense. Pero la realidad tomó revancha y, un año después, el noviazgo se convirtió en matrimonio.

El 27 de febrero de 1967, Palito y Evangelina pasaron por el Registro Civil, en una ceremonia que fue presenciada por 2.000 personas. Unos días después, el 2 de marzo, en la Abadía de San Benito, en Belgrano, fue la boda por Iglesia, con el jockey Irineo Leguizamo como uno de los padrinos. La fiesta fue para familiares y amigos en la sede del Tiro Federal y la luna de miel, en México.

En cincuenta años juntos les pasó de todo, como a todas las parejas que transitan medio siglo codo a codo. Tuvieron seis hijos:Martín, Julieta, Sebastián, Emanuel, Luis y Rosario.

Juntos vivieron la época de gloria de Palito -vendió millones de discos, protagonizó películas, una detrás de otra y la fama fue en alza-. Pero también hubo una época de vacas flacas, de críticas para Ortega, de deudas cuando él, ya convertido en productor, trajo a Frank Sinatra, a principios de los ‘80. La pareja nunca se resquebrajó por esos altibajos.

Luego llegaron los años en Miami, en los que Ortega se vinculó con la producción de TV. Más tarde, el regreso a la Argentina y la etapa de Palito gobernador de Tucumán. Tampoco fueron un lecho de rosas esos años, pero la pareja siguió unida.

En 2000, con el regreso de Palito a la música, comenzó una nueva página en la historia del matrimonio. La familia se agrandó, los hijos empezaron a brillar con luz propia y los nietos completaron el cuadro. La familia se transformó en clan. Recién entonces, Evangelina decidió volver a asomarse a la actuación de la mano de sus hijos.En cine lo hizo dirigida por Luis y en televisión, por Sebastián. Julieta heredó su vocación de actriz. Por otra parte, Emanuel y Rosario siguieron los pasos paternos con la música.

Más de una vez, Palito y Evangelina admitieron ser “chapados a la antigua”, un tanto conservadores. Por eso no resultó fácil asimilar las separaciones que vivieron algunos de sus hijos (Sebastián, Julieta) en sus matrimonios. Evangelina reconoció haber intentado ayudarlos a recomponer esos vínculos, pero no fue posible. El modelo de la pareja vigente a través de las décadas no es fácil de imitar. Mucho menos en la farándula.

Un mérito de la pareja es haber podido resguardar bastante sus trapitos sucios. Su pacto fundacional funcionó.

Hace cincuenta años, se casaron rodeados de una multitud. Ahora, buscaron la serenidad. En su cuenta de Twitter, su hijo mayor, Martín, publicó una foto de sus padres junto al Papa y escribió: “Amor eterno”.

Erbol (Tomado de Clarín)

Categorías Sociales