Como decía en un artículo anterior sobre fotografía nocturna con iPhone, tomar fotos de noche parece algo sin sentido, pues la fotografía se basa precisamente en usar la luz para inmortalizar una escena cotidiana.

Pero combinando nuestra pericia, algo de imaginación, la iluminación natural o artificial de las ciudades y con una buena cámara digital, en esta ocasión la de un dispositivo Android, sacar buenas fotos nocturnas no es tan difícil como parece.

Partiendo de los consejos que vimos para iPhone, vamos a a ver con qué aplicaciones para Android podemos exprimir la cámara de nuestro Android de noche o en escenarios con poca luz.

Larga exposición

El tiempo de exposición influye en cuánta luz recibe el sensor de imagen de la cámara digital, y en condiciones de poca luz, alargar la exposición nos dará algo más de luminosidad a la fotografía final.

En una cámara digital o analógica hay maneras manuales de hacerlo. En el caso de Android, la solución consiste en usar aplicaciones especializadas en esta tarea.

Tenemos, por ejemplo, Cámara FV-5 Lite, que entre sus muchas funciones para cambiar parámetros de la cámara, permite alterar el tiempo de exposición y la apertura.

Long Exposure Camera 2 se centra en ofrecer un tiempo de exposición más largo, ideal para fotografías nocturnas.

Otra buena opción es LenX, que además de enfoque automático y temporizador, nos ayuda a controlar el nivel de exposición de una manera sencilla.

Nítido o borroso

Las cámaras actuales nos ofrecen fotografías en alta resolución, pero en fotografía nocturna no siempre conviene buscar la imagen más nítida, pues con poca luz es una misión imposible.

Una solución consiste en enfocar un objeto concreto, el protagonista de nuestra foto, y que el resto de la imagen se intuya de forma más difuminada. Todo esto lo lograremos con el enfoque.

Una opción es acudir a Footej Camera, que sirve tanto para controlar la exposición como para cambiar el enfoque, la ISO y la velocidad de obturación.

Otra posibilidad es aplicar el efecto de difuminado después de obtener la foto. Con AfterFocus podemos destacar un elemento de la composición y difuminar el resto para que destaque más. Vale para todo tipo de fotografías.

Luces y sombras

Decía al principio de este artículo que la fotografía nocturna se basa en jugar con la luz disponible y aprovechar las sombras para que formen parte de la foto en vez de ser una molestia.

Aplicaciones como A Better Camera nos serán de gran ayuda. Esta en concreto permite realizar fotos HDR, cuenta con modo nocturno que reduce el ruido de la fotografía e incluso permite tomar una ráfaga de fotos para quedarnos con la mejor toma.

Con HDR Max también lograremos aprovechar al máximo la luz disponible para realizar fotos nocturnas con menos esfuerzo. A ello hay que añadir los filtros disponibles y los controles manuales de contraste, brillo, exposición, etc.

El flash

Cualquier cámara actual cuenta con flash, lo mismo ocurre con un smartphone Android. Y, además, el flash actual ha mejorado mucho con los anteriores, lo que nos permite obtener mejor iluminación sin miedo a ojos rojos o a que el contraste sea excesivo.

En cualquier caso, podemos prescindir o no del flash de nuestro Android e incluso suavizarlo si lo tapamos con un trozo de papel.

Otra posibilidad consiste en jugar con el flash para deslumbrar y así ocultar ciertos elementos de la composición y que destaquen otros en forma de sombras.

Postprocesado

La gran ventaja de la fotografía digital es la facilidad de arreglar errores si la foto no ha salido bien.

No conviene abusar, pero en ocasiones especiales podemos acudir al retoque fotográfico. Y hoy en día incluso hay soluciones móviles para editar directamente desde nuestro dispositivo Android.

Un buen ejemplo es Camera MX, una app todoterreno que sirve tanto para realizar fotos nocturnas o diurnas, vídeos y luego editar el resultado, eliminando lo que no nos gusta o alterando brillo o contraste.

Snapseed también ofrece una buena paleta de herramientas y filtros para dejar una mala foto nocturna en irreconocible. Desde quitar manchas hasta alterar el brillo y contraste, emular el efecto HDR o darle un toque vintage.

Con VSCO conseguiremos resultados profesionales con poco esfuerzo, ya que dispone de ajustes predefinidos que sólo hay que elegir y ver qué tal queda.

Estos tres son sólo unos ejemplos, pero hay muchísimos editores de imágenes para Android a cada cual mejor y más fácil de usar.

Fuente: https://hipertextual.com