Las mariposas podrían ser el futuro de los paneles solares. Así lo ha demostrado una investigación de Science Advances, en la que estudiaron la estructura de las alas de la mariposa rosa para crear paneles más delgados y eficientes. Según la publicación, esta nueva célula podría aprovechar dos veces más la luz solar.

El equipo del investigador y autor principal del articulo, Radwanul Siddique, analizó las alas negras de las mariposas con un microscopio electrónico, y crearon un modelo de las nanoestructuras en 3D. La mariposa rosa, originaria del Sudeste asiático, ha ido evolucionando sus alas negras para que absorban la mayor energía posible, la cual es utilizada por los insectos para volar.

El sistema que permite recabar la mayor cantidad de calor posible reside en las escamas minúsculas de las alas, las cuales están repartidas en agujeros espaciados. Estos agujeros tienen una dimensión de menos de una millonésimo de metro de ancho, lo que ayuda a dispersar la luz y absorber más calor. La mariposa, al ser de sangre fría, consigue regular de esta manera la temperatura de su cuerpo y mantenerse con la energía suficiente para volar en un clima más fresco.

A pesar de que las células para los paneles solares no han sido construidas con la misma estructura que las alas de la mariposa, los conceptos fisiológicos se han emulado para conseguir la misma técnica estudiada en la investigación. En específico, los investigadores crearon versiones artificiales de las proteínas que utilizan las mariposas para crear sus nanoestructuras. La producción de estas versiones, aplicadas en las células solares, son mucho más baratas que los otros materiales utilizados para la fabricación de los paneles solares tradicionales, apuntó el estudio.

Normalmente, los paneles solares más gruesos se colocan en el ángulo que les permita generar más energía durante las horas de sol. Estas nuevas células construidas a partir de la técnica de almacenamiento de calor de las alas negras de mariposa no solo serían más baratas y ligeras, también conseguirían guardar más energía durante el día.

No sabemos cuando podría implementarse la técnica desarrollada por el equipo de Siddique en los paneles solares pero, tal y como apunta la investigación, las ventajas de esta técnica podrían ser el futuro de las células de almacenamiento de calor.

Fuente: https://hipertextual.com