Aunque el foco de Samsung siempre ha estado en hacer de sus Gear VR un éxito en el ecosistema móvil, hecho que ha conseguido parcialmente vendiendo más de 5 millones de kits, ahora quiere perseguir retos más ambiciosos alejada de las pantallas de sus smartphones, y ha anunciado el lanzamiento de HMD Odyssey, un kit de realidad virtual compatible con el programa de Windows Mixed Reality. Parte de Windows 10, con él Microsoft quiere asegurar una buena experiencia sin que sea necesario hacer un gran desembolso con HoloLens.

El valor añadido de Samsung respecto al resto de fabricantes que se han sumado al programa es que, dada la experiencia de la compañía en su colaboración con Oculus, el kit goza de gran diseño y de dos pantallas AMOLED de 1400 x 1400 píxeles, que en combinación superan a los paneles presentes en HTC Vive, Oculus Rift o PlayStation VR. Además de la resolución por ojo, Samsung también aporta un campo de visión de 110 grados, frente a los más típicos 95 grados. Odyssey no es más que ese proyecto que se lleva rumoreando más de un año.

HMD Odyssey se separa también de Gear VR al llegar con auriculares con micrófonos y dos mandos, por lo que la propuesta se encuentra más cerca de la gama alta que de la realidad virtual móvil. En ese sentido, detalles como que permita ajustar la distancia interpupilar también ayudará a que un rango más amplio de usuarios pueda usar esta solución con comodidad.

Por todo ello, no será barato, llegando al mercado a un precio de 499 dólares, el mismo al que se vende ahora mismo Oculus Rift. Estará disponible el 6 de noviembre, pero no será totalmente compatible con el sistema hasta el 17 de octubre, fecha en que llega la nueva actualización de Windows 10, Fall Creators Update.