Adoptando una estrategia similar a la del año pasado, OnePlus desveló este jueves el OnePlus 5T, una variante de su teléfono estrella que presenta sustanciales mejoras en aspectos clave como el diseño o la cámara fotográfica.

La base de este nuevo modelo es la misma que la de su predecesor, el OnePlus 5. Monta un SoC Snapdragon 835, hasta 8 GB de memoria RAM y la última versión del sistema operativo Android (Oreo). La memoria interna puede alcanzar dos capacidades: 64 GB o 128 GB.

Las cámaras de OnePlus no siguen ningún patrón previo de la industria: misma distancia focal, misma apertura y nada de monocromo.

Un aspecto donde OnePlus sí ha integrado varias novedades es en la cámara principal del dispositivo. A diferencia del resto de teléfonos, el set dual que protagoniza la espalda del terminal no monta una lente “telefoto” ni un sensor monocromo. Ambas cámaras ofrecen la misma distancia focal, la misma apertura (f/1.7) y el mismo tipo de sensor (RGB).

La única diferencia real entre ambas cámaras es la resolución del sensor. Uno de ellos es capaz de capturar imágenes de 20 megapixeles, mientras que el otro se queda en los 16 megapixeles.

La cámara de mayor resolución está preparada, según OnePlus, para tomar mejores fotografías en condiciones de luminosidad adversas. La de menor resolución, en cambio, está preparada para tomar mejores fotografías en condiciones de luminosidad favorables.

Pese a este cambio de rumbo respecto a su predecesor, el OnePlus 5T conserva el modo retrato e integra un sistema de zoom digital que hace uso de la información de ambas cámaras para mejorar los resultados del zoom digital clásico. Un sistema muy similar al que Huawei ofrece en sus teléfonos de alta gama desde 2016.

La pantalla crece en tamaño y ahora ocupa un mayor porcentaje del frontal.

Además de las mejoras en el aspecto fotográfico, OnePlus también ha aumentado el tamaño de la pantalla hasta las 6 pulgadas, ofreciendo una mayor superficie de trabajo a sus futuros compradores. La tecnología del panel vuelve a ser Optic AMOLED y la resolución horizontal se mantiene en los 1080 pixeles.

Esta pantalla, además de crecer en tamaño, también ocupa un mayor porcentaje del frontal del dispositivo, siendo esta la mayor diferencia visual respecto a su predecesor. Los marcos superior e inferior son ahora más delgados y el área frontal del teléfono está mejor aprovechada que antes.

La última diferencia de este modelo respecto a su predecesor es la capacidad de la batería, que aumenta en 200 mAh hasta los 3.500 mAh.

Fuente: https://hipertextual.com