En Bolivia: Periodistas se debaten entre la asfixia económica de medios y la autocensura

  • Cochabamba. Periodistas sufren efectos de gases en la audiencia del alcalde José María Leyes, el mes pasado. | Carlos López / Los Tiempos
  • Un grupo de comunicadores en su actividad diaria. | Carlos López / Los Tiempos

    Periodistas se debaten entre la asfixia económica de medios y la autocensura

Este 10 de mayo se conmemora el Día del Periodista Boliviano, profesional que debe desarrollar su actividad entre la asfixia económica del Estado a los medios de comunicación, que repercute en los sueldos, la falta de acceso a las fuentes de información, el temor a cuestionamientos del poder, la falta de medios técnicos, entre otros, además de una difícil coyuntura que determina la “autocensura”, aseveraron seis periodistas.La gran mayoría de los trabajadores de prensa considera que este periodo es uno de los más difíciles para el sector que ha visto cómo la administración central, a través de diferentes mecanismos, se ha dado a la tarea de incidir en el quehacer profesional e intentar alinear a lo que piensa el partido gobernante.“La gran mayoría de los medios se autocensuran, lo que va directamente contra el desarrollo de las capacidades críticas, analíticas propias del periodista y se limita en ser un mero transmisor de la información de una u otra fuente. Obviamente se ve una disminución en la calidad en el tratamiento informativo y deja de ser el producto que tiene profundidad, contexto analítico”, señala Jimena Mercado de la Agencia de Noticias Fides.Asimismo, cuestiona la facilidad con la que muchas autoridades “afirman que en el país hay plena libertad de expresión” e incluso que un asambleísta nacional se atreviera en sostener que en “Bolivia hay libertinaje” en referencia a la libertad de expresión.De forma coincidente, Marco Chuquimia, periodista de El Deber, señaló que hace 12 años el sector tenía “relativa tranquilidad y podía acceder a fuentes” cuando la Ley de Acceso a la Información funcionaba, pero que en la actualidad la única forma de consultar a las autoridades sobre determinados temas son las conferencia de prensa convocada, esperar a que finalicen gabinetes, entre otros.“No hay posibilidad de hacer una exclusiva y, si es posible, debe ser a través de una carta esperando dos semanas, demasiado burocrático, no hay acceso a la información, todo se mantiene oculto, no hay cómo acceder las autoridades, tampoco hacen nada para solucionar este tema, más bien están preocupados en seguir escondiendo información”, señala.En la misma línea, el periodista Elio Mamani, de Unitel, lamentó desde el Gobierno nacional y los municipales adoptaron como estrategia la asfixia económica como una forma de intimidación en contra los medios, “las autoridades en función de gobierno usan la propaganda como un instrumento de coerción”, dijo.Por su parte, el periodista Luis Tapia, de Radio Centro, señaló que la “asfixia” siempre llegará primero al inmediato superior, por ende, la presión también alcanzará al trabajador de base, por lo que todos los medios se ven sometidos a esta presión “unos menos que otros sin lugar a dudas”.Respecto a la situación laboral, Tapia dijo que “estamos igual o peor. Hay casos de colegas que desafortunadamente trabajan por menos que un salario mínimo y hasta más de 12 horas. Obviamente por no perder su fuente laboral. Esto debido a una clara inestabilidad laboral en los medios”.En tanto, Alberto Ayllón, de radio Upal, lamentó que en algunos medios “los sueldos son más o menos adecuados y más aun en medios estatales”, pero que eso no pasa en medios locales o pequeños, ya que “trabajas por el mínimo o menos, y ni hablar con las condiciones, que no son adecuadas”.11 normas asfixian medios. La ANP denunció que hay 11 leyes y decretos que obligan a la difusión gratuita de campañas gubernamentales.

OPINIONES«En los últimos años el hostigamiento es más grosero por parte de las instituciones públicas. Algunas autoridades intentan amedrentarte, sin embargo, el desafío de los periodistas es seguir firmes». Elio Mamani. Periodista«En muchas ocasiones sí, incluso amedrentamientos. Hay mucha gente que simplemente no quiere que la prensa dé a conocer lo que son verdades evidentes». Luis Tapia. Periodista

DATOSPeriodista piden mejoras salariales. Cristian Moya, periodista de un medio escrito de Santa Cruz, considera que es necesario que los medios de comunicación otorguen una mejor remuneración a este gremio que está sujeto a una mayor carga laboral, puesto que tiene un horario de entrada pero no de salida y en pocos casos se pagan horas extras.“Es un trabajo apasionante y riesgoso”. Regina Ortiz, periodista con al menos 15 años de experiencia que actualmente forma parte de un medio escrito de Santa Cruz, sostiene que el periodismo es un trabajo apasionante pero que hoy en día no existen las condiciones suficientes para desempeñar el oficio, sobre todo cuando el comunicador debe realizar coberturas a conflictos que ponen en riesgo su integridad física.EL TRIBUNAL DE ÉTICA DICTÓ 80 FALLOS EN OCHO AÑOS En ocho años que el Tribunal Nacional de Ética del Periodista (TNEP) está en vigencia, ha emitido 80 fallos, es decir 10 por año. Algunos de ellos pueden haber sido polémicos o discutibles, pero fueron emitidos de buena fe por los miembros de la sociedad. Y en muchas ocasiones han sido críticos del desempeño de ciertos medios y periodistas, lo que les aporta credibilidad.Así refiere Antonio Vargas, exejecutivo de la Asociación de Periodistas de La Paz, al señalar que ésta no es una entidad de protección de periodistas ni de impunidad a los excesos de los medios y que, en todo caso, se constituye en un instrumento que regula la labor y para ver el cumplimiento de las normas. “El trabajo periodístico descansa en tres pilares: la Ley de Imprenta, los Códigos y Normas de Ética y la autorregulación”, dijo.El TNEP es la máxima instancia de autorregulación del periodismo boliviano y ha sido elegido, en el marco de mecanismos propios, por el Consejo Nacional de Ética Periodística (CNEP) integrado por las entidades nacionales de prensa y comunicación social del país.“Han sido mucho más limitaciones de parte del Gobierno al trabajo de la prensa que es su función de informar. Consideramos que ha habido demasiada represión, una agresión absolutamente innecesaria”, señaló, a tiempo de asegurar que el Gobierno no termina de entender que el trabajo de la prensa no es de “oposición política” sino más bien de una crítica constructiva a la administración de lo público. “Por eso nos ataca, pero nosotros actuamos con ética y tenemos instancias de defensa”, manifestó.Los Tiempos