Los incendios forestales elevan la contaminación en la capital del país

Por la presencia de la humareda, se recomienda aplicar mayores medidas de protección

La humareda cubre la ciudad desde hace varios días.
Fuente: correodelsur.com

La contaminación del aire en Sucre alcanzó proporciones alarmantes en los últimos días, debido a los incendios forestales que se registran en algunos municipios de Chuquisaca. El viernes tocó su pico más alto con 82.1 microgramos por metro cúbico (µg/m3), sobrepasando los registros del 24 de junio, día de San Juan (54.7 (µg/m3), según los datos que dio a conocer la Red de Monitoreo de Calidad del Aire Sucre (Red MonICA).

“Desde el pasado viernes, se han registrado niveles de la contaminación del aire en Sucre que están por encima de lo que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS), es decir encima de los 50 microgramos por metro cúbico”, manifestó el responsable de la Red MonICA en Sucre, Saúl Leiva.



Al cielo capitalino que durante estos días estuvo parcialmente nublado, se le sumó el viernes una densa humareda que cubrió gran parte de las zonas altas, incluso aquellas personas que habitan por el centro de la ciudad lo percibieron con tan solo salir del domicilio.

“Desde el fin de semana la humareda está peor, hay mucha contaminación y las autoridades no dicen nada”, reclamó una mujer que tiene su domicilio por la zona de San Matías.

UNA DE LAS MÁS ALTAS

El reporte de contaminación más alto en lo que va de 2020 es de 83.1 (µg/m3) y fue provocada por los fuertes vientos del 7 de julio, pero el registro del viernes 6 de noviembre rosó esa cifra, con un 82.1 (µg/m3), superando la contaminación de la noche de San Juan, que registró 54,7 (µg/m3).

Para la jornada pasada, los números se redujeron a 58,6 (µg/m3), pero siguen siendo una amenaza para la población, sobro todo por posibles afecciones respiratorias.

A decir de Leiva, en ese nivel de contaminación, los niños menores de 5 años, adultos mayores de 65, mujeres embarazadas y personas que vencieron al coronavirus y que tienen otras afecciones respiratorias y cardiacas, tienen que usar barbijo, evitar actividades al aire libre y mantenerse hidratadas.

Ante la coyuntura, la oficina de Salud Ambiental del Servicio Departamental de Salud (Sedes), también se manifestó y recalcó que la exposición en espacios públicos por un periodo prolongado no es “nada” recomendable para esos grupos de riesgo.

“Hemos percibido que por la mañana hay una concentración increíble de dióxido de carbono sobre todo en las zonas altas de la ciudad, por lo que la población tiene que proteger las vías respiratorias y evitar los lugares de concentración de personas”, dijo el responsable de esta dirección, Franz Gómez.

GIRO VERTIGINOSO

Desde fines de marzo (inicio de la cuarentena) hasta junio y julio, la contaminación se redujo en un 50% con relación a 2019. Con la flexibilización de las actividades económicas y el retorno del transporte público, los números subieron, aunque por debajo de los 50 microgramos. Pero los incendios forestales invirtieron las cosas durante septiembre, octubre y en lo que va de este mes, alcanzando mayores cifras que las registradas por estas fechas en 2019, que tiene su pico más alto de 142.8 microgramos por metro cúbico, el 24 de junio.