Al menos un adulto mayor al día es abandonado en el Hospital de Clínicas de La Paz

Algunos adultos mayores son ingresados por familiares, quienes no vuelven nunca más al hospital. Son los médicos y personal de salud que asumen el rol de familia mientras estas personas se recuperan.

 

 



Fuente: Unitel

A pesar de que han dado los mejores días a sus familiares, son varias las historias de adultos mayores que han sido abandonados en hospitales por sus familias. Desde el Hospital de Clínicas informan que al menos una persona es abandonada por día en este centro de salud.

Por día por lo menos hay un paciente abandonado o por lo menos en situación de calle”, manifestó Milton Gonzales, director de Emergencias del Hospital de Clínicas.

Desde el Hospital de Clínicas contaron que hay adultos mayores que son ingresados a este centro de salud y son abandonados por sus familiares con engaños, y no vuelven nunca más por ellos.

En otras ocasiones, el personal de salud trata de contactarse con los familiares; sin embargo, no reciben ninguna respuesta. Ante este abandono, son los mismos médicos y trabajadores de este centro que se convierte en familiares sustitutos de estas personas de la tercera edad.

Al estar en la indigencia hay adultos mayores que no cuentan con documentos de identidad y en otras ocasiones son personas que llegan desde áreas rurales.

Gonzales contó el caso de una mujer que llegó al Hospital de Clínicas con una fractura de tibia y peroné. Era necesario material para que la paciente entre a cirugía; sin embargo, no pudo ser canalizado y tampoco los familiares acudieron en la búsqueda de la adulta mayor.

Estuvo tres meses hasta que la fractura se consolide y por lo menos pueda transportarse en una silla de ruedas. De estos hay muchos casos”, contó Gonzales.

Tras su recuperación muchos adultos mayores son traslados a un asilo para que reciban los cuidados respectivos.

Muchos adultos mayores llegan por emergencias y son abandonados por sus familias
Muchos adultos mayores llegan por emergencias y son abandonados por sus familias