Estados Unidos autorizará la mezcla de vacunas para la dosis de refuerzo

Se espera que esta semana las autoridades sanitarias del país voten para autorizar que los pacientes se puedan dar un refuerzo de la vacuna contra el Covid-19 que no necesariamente sea el mismo inoculante que se colocaron originalmente.

Una sede de la FDA en Maryland, Estados Unidos (Foto: REUTERS/Andrew Kelly)

Fuente: Infobae

 

A esta altura ya es un secreto a voces. En algún punto de esta semana se espera que los reguladores federales de salud de Estados Unidos voten para autorizar que los refuerzos de las vacunas contra el COVID puedan ser colocados de manera indistinta, sin importar quién haya fabricado la vacuna. Es decir, hasta ahora solo se autorizaba que quienes recibieron la vacuna de Pfizer se coloque una tercera dosis de Pfizer, pero cuando se dé la autorización, el paciente pudiera recibir una dosis de refuerzo de Moderna o de Johnson & Johnson.



Es más, se espera que la FDA (Administración Federal de Alimentos y Medicamentos, por sus siglas en inglés) anuncie en simultáneo la autorización de combinar vacunas con la autorización de colocar refuerzos a quienes se vacunaron con Modera y Johnson & Johnson, ya que hasta el momento solo Pfizer tiene la autorización del refuerzo.

De todos modos, según ha trascendido, se espera que la FDA asegure que es preferible recibir un refuerzo de la vacuna del mismo fabricante, aunque no esté prohibido mezclar vacunas. La situación sería poco problemática entre Pfizer y Moderna, ya que ambas son vacunas desarrolladas con la tecnología mRNA, que hasta ahora han demostrado ser algo más efectivas que la vacuna de tipo más tradicional de una sola dosis de Johnson & Johnson.

Vista de una dosis de la vacuna de Moderna contra la covid-19 (Foto: EFE)

Los resultados preliminares de un estudio encargado por el gobierno en el que se mezclaron vacunas para el refuerzo indican que una dosis extra de cualquiera de las tres vacunas aumenta considerablemente el número de anticuerpos. Sobre todo para aquellas personas que tenían una mono-dosis de Johnson & Johnson. Cuando se les colocaba un refuerzo de Pfizer y Moderna, los anticuerpos se disparaban. Si el refuerzo era de Johnson & Johnson, la respuesta inmunológica no era tan fuerte.

Un posible problema de este sistema pudiera darse con Moderna. El laboratorio indicó que en sus estudios el refuerzo era suficiente si después de las dos dosis iniciales el paciente se daba media dosis más. Si se aprueba el sistema de mezcla de vacunas, sería imposible contar con medias dosis. Además los estudios se hicieron con dosis completas.

La mayor ventaja de la mezcla de vacunas tiene que ver con un tema logístico. Poder colocar cualquiera de las vacunas hace mucho más fácil una vacunación masiva en el país para una tercera dosis. No sería necesario para los pacientes tener que buscar un centro de vacunación en el que tengan el tipo de vacuna que ellos necesitan. Recordemos que muchos de los centros de vacunación donde las personas en el país se inocularon inicialmente están cerrados ahora, por lo tanto volver al mismo sitio puede no ser una opción.

Además, los médicos indican que aquellos pacientes que tuvieron efectos secundarios severos con las primeras dosis, pueden sentirse más confiados para un refuerzo si es de otra marca.

Por el momento la recomendación de los CDC (Centros para el Control de Enfermedades, según sus siglas en inglés) es que se dé una dosis de refuerzo los mayores de 65 años, los trabajadores médicos o aquellos cuyas labores lo expongan más al virus, así como toda persona mayor de 18 años con una enfermedad pre-existente que sea más débil frente al Covid-19.