A través de un mensaje en redes sociales, el vocal del Tribunal Supremo Electoral (TSE) Francisco Vargas denunció que el presidente del Órgano Electoral, Óscar Hassenteufel, fue víctima de acoso de parte de un grupo de personas.

El incidente ocurrió la tarde del miércoles cuando el titular del TSE ofrecía una entrevista en el hall del hotel Marriot, donde participa del Encuentro Nacional Democracia y Gobernanza, en Santa Cruz.

“Denuncio el acoso del cual fue víctima el Presidente del @TSEBolivia en Santa Cruz de la Sierra, por parte de un grupo reducido de personas que irrumpió en un encuentro donde se dialogaba con diversos actores sobre democracia y gobernanza”, denunció el vocal a través de su cuenta en Twitter.

En el video se observa a un grupo de personas insultar a increpar a Hassenteufel, quien, obligado por la circunstancia, suspende la entrevista y buscar resguardarse en otro ambiente del edificio con ayuda de sus colaboradores y un policía.

El incidente sucedió a las conclusiones de la “cumbre cívica” que el martes, en Potosí, reclamó una auditoría a las elecciones generales de 2020 –que ganó el presidente Luis Arce con el 55.1% de los votos— y el establecimiento de un nuevo padrón electoral con el fin de “recuperar la democracia”.

El miércoles, Hassenteufel se refirió a esos asuntos y dijo que “no hay necesidad de una auditoría” y que los documentos de los comicios del año pasado están a disposición de cualquier ciudadano. Además, sugirió que cualquier trabajo sobre el padrón electoral, que en su criterio es “altamente confiable”, debería desarrollarse después del Censo de Población y Vivienda 2022.

“De todas maneras, yo quiero insistir en una idea, el padrón es un instrumento confiable (…) y también debo decir que (…) no nos parece conveniente en este momento llevar adelante la tarea de un nuevo padrón”, señaló.

Sin embargo, cuestionó la desconfianza de algunos ciudadanos. “Somos tan desconfiados que (hasta) hemos puesto en una ley que, para ser integrantes del Órgano Electoral, no solo a nivel superior, sino en cualquier función, incluso la menos importante, no hay que tener militancia política, no hay que tener parientes que sean dirigentes políticos, en fin, esperamos angelitos caídos del cielo; (en cambio) en otros países, los órganos electorales están conformados por representantes de los partidos políticos y nadie se hace problema, en otros países son los ministerios de gobierno los que administran los procesos electorales (…) y nadie se hace problema, pero aquí somos extremadamente desconfiados”, lamentó.