Felipe Cáceres: “Nunca me fui del país, pero estoy desligado de la política; enfrenté dos procesos penales”



Fuente: El Deber
 

Conversó con EL DEBER. Asegura que enfrentó dos procesos legales y que no le probaron nada. Sobre Maximiliano Dávila, el último jefe antidroga de Evo Morales, dijo que no conocía la investigación que estaba realizando la DEA y que la Policía propuso su nombre para el cargo que cumplió en 2019.

¿Dónde estuvo todo este tiempo? ¿Fue exiliado?

Tras la posesión del gobierno de Jeanine Áñez y de su gabinete, la excanciller Karen Longaric fue la primera autoridad política que me exilió a Nicaragua. Ella lo dijo públicamente y es cierto, todos han pensado que escapé a Nicaragua, pero decidí no salir. No tenía ni tengo cuentas pendientes con la justicia ni con nadie.

Entonces, ¿qué pasó?

Como no salí del país, el exministro Arturo Murillo me instauró dos procesos penales. He sido investigado por enriquecimiento ilícito, tráfico de influencias e incumplimiento de deberes. Murillo me revolcó con las investigaciones, pero ningún caso prosperó porque no me comprobaron nada.
Si Murillo hubiese tenido alguna evidencia de algún delito, me hubiese hecho pasear por todo el país como el más corrupto.

¿A qué se dedica ahora?

Estoy ampliando, remodelando mi hotel, mi hostal que tengo en Villa Tunari. Gracias a Dios, el turismo está mejorando y hay ingresos. Detrás mío hay familia, hijos que estudian y uno está obligado a trabajar. Hice inversiones con financiamiento bancario.

Estoy acá en Bolivia. Nunca salí del país, como dicen que estuve paseándome, ocultándome. Ahí está Migración que puede certificar que para nada salí del país.

Su nombre volvió a cobrar relevancia por la investigación de la DEA que ahora señala a Maximiliano Dávila.

Tuve una relación estrictamente laboral con él. Fue designado director nacional de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico por una orden de destinos que anualmente se hace desde el Comando Nacional de la Policía.
Hasta ese momento, él no tenía ningún tipo de denuncia, ya sea en la justicia o que la DEA (la agencia antidroga de Estados Unidos) esté averiguando. No teníamos ningún conocimiento. Es lamentable que ahora surjan estas denuncias y ya serán las instancias correspondientes, como el poder judicial, que determine qué es lo que realmente ha pasado.

También está el oficial Omar Rojas que espera ser extraditado a Estados Unidos desde Colombia. ¿Lo conoce?

No lo conozco, para nada. La Policía Europea ha tenido dos grandes operativos. Uno de ellos en su gestión. ¿Ha conocido esas operaciones?

Para nada. La lucha contra el narcotráfico es un tema mundial y, por lo tanto, en Bolivia estamos obligados a tener cooperación, ayuda, principalmente de la Unión Europea. Trabajamos de la mano con ellos y la Europol. Trabajamos también con Naciones Unidas y nunca tuve una información, escrita o verbal, de la actividad de estos señores. Pero, ahora no soy la autoridad jurisdiccional para hacer esta evaluación.

Usted estuvo 14 años en el viceministerio. ¿Por qué lo están mencionado en estos casos?

Este es un tema político que está siendo movido, principalmente, por la derecha. Es parte de una estrategia, pero no encuentran la forma de cómo invalidar lo que ha hecho el MAS o sepultarnos políticamente con el tema del narcotráfico. Todo esto, por el simple hecho de que tanto el hermano Evo Morales y mi persona somos del trópico de Cochabamba.

Ahora, del tema sindical y la coca, para mí pasó a un segundo plano. En el trópico, la gente protesta contra mí, porque yo erradicaba coca y a la fuerza, principalmente de los parques nacionales. También hay un aprecio de la gente.

Entonces, ¿hará frente a las acusaciones de Creemos?

Voy a esperar. El senador de Creemos (Henry Montero) hace una acusación muy temeraria. Lo que tiene que hacer es probar que tengo nexos con carteles de la droga. Es grave. Consultaré con mis asesores legales porque todos tenemos derecho a defendernos y uno tiene honorabilidad. No por ocupar un curul en el Legislativo se va a dar el lujo de amenazar, intimidar y acusar sin pruebas.

Usted conoce el tema del narcotráfico, pues estuvo 14 años. El problema ha crecido. ¿Cuál es su evaluación?

La verdad, que me he desvinculé de lo que está pasando. Me he dado una pausa en lo político porque esto llega a dañar la honorabilidad de las personas. Le soy sincero, no estoy informado y ni siquiera hago seguimiento.

En los 14 años que estuve en el cargo fue algo muy delicado y complejo. Aún recuerdo cuando cayó el general René Sanabria. Era un excelente policía; no cualquiera llega a tener las estrellas doradas dentro del Verde Olivo, pero vemos que ha tenido problemas con el narcotráfico. Ha respondido por esos delitos en Estados Unidos y la verdad no tengo ni la menor idea sobre su situación.

Esto es algo que preocupa. El narcotráfico es una lacra social y desde cualquier ámbito siempre voy a apoyar la lucha contra las drogas. Esto no es chiste. Es una responsabilidad de todos.

¿Lo han invitado a ser parte el gobierno de Luis Arce?

La verdad, corre mi nombre, pero por el momento no quiero saber nada de política. Este es el tiempo de los jóvenes. Yo creo que todos tenemos un ciclo.

¿Su ciclo ha terminado?

Eso lo veré en el futuro, pero por el momento estoy en una pausa. Cuando asumí el cargo, mis hijos estaban pequeños. El mayor tiene 16 años, la que le sigue 14 y la última tiene 10 años. Les abandoné en su infancia, porque más me dediqué al trabajo. Ahora estoy en una pausa política, con mi familia.

¿Le preocupa la probable división del MAS? De eso se ha estado hablando mucho.

Me preocupó las declaraciones del hermano Álvaro García Linera, cuando hace una apreciación política e ideológica del MAS. Sería grave una división y no comparto con algunos hermanos que puedan prestarse a traicionar el instrumento político. Sólo invito a ellos a reflexionar. En estos 14 años hemos tenido avances muy positivos en el área rural, pero también desaciertos que se pueden corregir y mejorar.

No sé si hay ambición personal de nuestros políticos jóvenes. Por ahí, se están extralimitando en sus apreciaciones que no comparto. Un MAS dividido tendría graves consecuencias para el país.

¿Cómo se lleva con Evo?

Me encontré con Evo hace tres semanas. Como le dije en lo político estoy un tanto fuera.

¿Y con Luis Arce?

La verdad no lo vi. Sí con el hermano David (Choquehuanca) hablamos el año pasado, cuando lo visité. De ahí, nada y tampoco he pedido ningún favor ni nada.