Joby regresa al mercado, listo para el mundo de los taxis aéreos

Hace unos meses Joby tuvo que parar su producción después de que uno de sus dos prototipos eVTOL se estrellara. Su objetivo en estos momentos es conseguir la certificación de la FAA, y el accidente no facilitó la tarea.

Joby detuvo voluntariamente los vuelos de prueba con su segundo prototipo, pero ahora han vuelto al trabajo mientras las investigaciones sobre el accidente continúan.



El segundo prototipo ha realizado ya 38 vuelos en total, a velocidades de hasta 140 km/h. Han llegado a volar unos 10.000 km/h generando 65 terabytes de datos de prueba de vuelo, con una autonomía media de unos 200 km.

En lo que se refiere al certificado, han alcanzado la etapa 4 de 5 como Transportista Aéreo, mucha burocracia con procesos, manuales de capacitación, mantenimiento y operaciones que permitirán a Joby operar su propio servicio de taxi aéreo, programado para comenzar en 2024. Se espera tener este certificado a finales de año.

También han conseguido estar a la altura de los estándares aeroespaciales, pero necesitan cerrar la burocracia para poder obtener los certificados adecuados.

Trabajan ahora en seguridad de la cabina, que comprende la integridad de los materiales, asientos y sistemas de sujeción de los ocupantes, algo en lo que avanzarán durante los próximos meses.

Su plantilla se ha ampliado a más de 1000 empleados, 100 de los cuales son especialistas en certificación, y cuenta con 1.300 millones de dólares para seguir avanzando en un transporte limpio y rápido en las ciudades, aunque todo parece indicar que no será especialmente barato.

Fuente: Link