Operadores de turismo piden eliminar barreras que «traban llegada de viajeros y condicionan la reactivación del sector»

Cabotur afirma que, al presente, un gran número de empresas de turismo, incluyendo hoteles, operadoras de turismo, agencias de viaje y líneas aéreas privadas continúan cerradas u operan a niveles mínimos, luchando para sobrevivir
Fernando Rojas Moreno

La Cámara Boliviana de Turismo (Cabotur) alerta una difícil coyuntura económica y situación de iliquidez que lleva a reivindicar acciones y medidas que permitan sacar a flote al sector. En un comunicado, dan cuenta de que, a pesar de haberlo solicitado repetidas veces, hasta la fecha no se ha generado una política de reactivación del sector turismo, el cual «continúa sumido en la emergencia generada por la pandemia del Ccovid-19. Al presente, un gran número de empresas de turismo, incluyendo hoteles, operadoras de turismo, agencias de viaje y líneas aéreas privadas continúan cerradas u operan a niveles mínimos, luchando para sobrevivir”, advierten.

Apuntan que la falta de un programa de reactivación del sector hace que el grueso de las aproximadamente 2.000 empresas privadas que trabajan en la actividad del turismo, continúen sumidas en una situación de iliquidez e incertidumbre respecto al futuro, advirtiendo del peligro de cese de fuentes de trabajo directo e indirecto, tanto de personal altamente capacitado, como mano de obra tradicional.

Cabotur expresa que se mantienen medidas, como la exigencia de pruebas de PCR, que dificultan y encarecen la llegada de turistas y viajeros nacionales a Bolivia, cuando en la mayoría de países de la región, estas ya han sido levantadas. Dan a conocer que se lanzó el Decreto Supremo (DS) 4574, que dispone el control riguroso de los movimientos de los turistas que ingresan al país, reportando su ubicación en cada cambio de hotel, caso contrario son sujetos a multas, lo cual constituye «un trato poco amistoso y espanta el ingreso de turistas al país».

“A ello, se suma que no existe una explicación clara del uso del QR por la falta de dominio del idioma ingles del personal de Migración, así como la precaria comunicación a través de internet en áreas de turismo rural”, describe el sector en el comunicado.  

Reparan en que se continúa fortaleciendo una visión estatal de la aeronavegación comercial, en desmedro de las líneas aéreas privadas, nacionales y extranjeras, reduciendo la conectividad de los aeropuertos nacionales y limitando la llegada de turistas, a todos los destinos turísticos del país, además que no existe una política de incentivo a la aviación aerocomercial, con sanciones y multas excesivas aplicadas por autoridades del sector, lo que condiciona el acceso de líneas aéreas internacionales a los aeropuertos de Bolivia.

“La dificultad de llegar hacia Bolivia y el trato no amistoso al arribo, limita la reactivación del sector turismo y afecta negativamente a las miles de empresas privadas que operan en el sector, así como a todo el conjunto transversal de actores económicos que desarrollan actividades complementarias al turismo, tales como guías de turismo, artesanos, folkloristas, músicos, transportistas, sector gastronómico, ‘porteadores’, ‘lancheros’, además del turismo comunitario, entre muchos otros”, señala la Cabotur.

En ese contexto desfavorable, el sector insta al Gobierno a tomar un conjunto de medidas indispensables para posibilitar su reactivación, eliminando barreras que inciden negativamente en la llegada de turistas. Instan a sancionar inmediatamente una ley de reactivación del turismo, activar el consejo público-privado con Cabotur, eliminar el requerimiento de la prueba de PCR para el ingreso a Bolivia, abrogar el DS 4574 (con el fin de facilitar el ingreso y circulación de turistas en las distintas ciudades y destinos turísticos de Bolivia, asegurando un trato amable y cordial a las personas que visiten nuestro país) y revisar la política de aeronavegación comercial, que aseguran, aplica en contraposición de la vigente en la mayoría de los países en la región.