Sitio de pornografía infantil más grande del mundo fue desmantelado tras el rastreo de bitcoins

El administrador y los consumidores confiaron en que las transacciones con blockchain eran seguras, por lo que nunca ocultaron su identidad real al usarlas para comprar contenido de abuso sexual a menores

Sitio de pornografía infantil que operaba con bitcoins fue desmantelada (Foto: Pixabay)Sitio de pornografía infantil que operaba con bitcoins fue desmantelada (Foto: Pixabay)

Un sitio que alojaba pornografía infantil, considerado como uno de los más grandes de Internet y del mundo, cerró gracias a que las autoridades pudieron rastrear transacciones en blockchain (cadena de bloques), método que usan las criptomonedas.

La historia ocurrida en 2017, será revelada a detalle en el libro Tracers in the dark: The global hunt of the crime lords of cryptocurrency de Andy Greenberg, que será lanzado en noviembre del 2022, que está en preventa, y ha comenzado a ser comentado en revistas como The Wired.



Cabe recordar que las criptomonedas se basan en blockchain, una tecnología segura, descentralizada y pública. Su base de datos solo puede ser vista por los participantes, quienes tienen acceso a todos los datos, y pueden rastrear cada transacción que hayan realizado.

Dicho eso, los investigadores pudieron detectar la información de un usuario u organización rastreando el blockchain de las transacciones del sitio de pornografía. Lograron vincular “millones de cuentas”.

El sitio Welcome To Video, era una plataforma con un vasto catálogo de contenido de abuso infantil, en donde había fotos y videos que eran vendidos a cambio de bitcoins. Chainalysis trazó el rastro de los pagos de los clientes del sitio web a partir de una sola dirección.

Al menos 8 TB de archivos, entre los cuales había más de 250 mil videos, fueron localizados y presentados como pruebas. Según la fiscal federal de distrito de Washington D.C., Jessie Liu, se rastrearon varios pagos con bitcoins a través de la información de cadenas de bloques, logrando identificar al administrador del sitio de pedofilia, el cual, estiman, había estado operando desde mediados del 2015.

Gran parte del contenido “presentaba a niños preadolescentes, niños pequeños e infantes que participaban en conductas sexuales.” El administrador del sitio efectuaba las transacciones con bitcoin, en donde usaba su nombre real, número de teléfono y correo electrónico. Gracias a ello la investigación inicial fue sencilla.

Y es que la Ley de Estados Unidos, exige que para las transacciones se recopile información de identificación de los clientes y se verifiquen sus identidades. El proceso es conocido como KYC, por sus siglas en inglés Know Your Costumer (Conoce a Tu Cliente).

La fiscal explicó que algunos agentes se habían infiltrado en el sitio y habían realizado compras con bitcoins en varias ocasiones para pasar como clientes promedio y rastrear los pagos hasta identificar la cartera digital en donde eran alojados. A través de este proceso encontraron una cartera a nombre de Jong Woon Soon, presunto administrador de la plataforma Welcome To Video.

Con el seguimiento, hallaron el número telefónico y correo electrónico, los cuales coincidían con la identidad de Woon Soon. Por si fuera poco, identificaron una transacción de bitcoins a una cuenta bancaria a su nombre, con la cual pudieron confirmar que estaba vinculado a la plataforma de abuso infantil.

Como las criptomonedas están descentralizadas, los usuarios habían confiado en que las cadenas de bloques serían imposibles de encontrar y no dudaron en usar su identidad real en sus carteras de bitcoins. No obstante, los análisis de los especialistas permitieron que ver hasta dónde había ido el dinero, incluyendo a quienes habían estado comprando suscripciones para ver el contenido.

Tras localizar a los involucrados en el consumo y venta de pornografía infantil, las autoridades lograron la detención de 337 pedófilos, entre los que estaba el subdirector de una escuela de Estados Unidos y el esposo de una directora de una guardería. En la casa de uno de ellos localizaron más de 450 mil horas de video de abuso infantil.

Fuente: Infobae.com