Bascopé: Caso negociado de «autos chutos» confirma la descomposición institucional del país

Bascopé destacó que la misión de la Policía, según la Constitución, es la defensa de la sociedad y la conservación del orden público, pero “es vergonzoso que actualmente existe una descomposición de la institución del verde olivo y también del Estado mismo”.

ACH Autos indocumentados en Caranavi. Foto archivo: RC Bolivia

La Paz, 7 de mayo.- Para el abogado constitucionalista, Williams Bascopé, el caso del negociado de autos chutos en el que están involucrados altos mandos de la Policía y miembros de las Fuerzas Armadas (FFAA) es parte de la descomposición de instituciones estatales y confirma “el fracaso del Estado Plurinacional”.
“(El caso) es una muestra más de la descomposición del Estado que tenemos actualmente, la Nueva Constitución que se forjó en la Asamblea Constituyente se realizó con una gran esperanza, de que las nuevas instituciones que iban a surgir de ella realmente sean muy distintas al Estado de carácter liberal que teníamos, y miren, en muy poco tiempo, el Estado Plurinacional como institución está fracasando”, dijo Bascopé a ANF.
El pasado fin de semana, después de un reportaje publicado por un medio de comunicación chileno, se destapó en Bolivia el negociado de los autos robados fuera de nuestras fronteras en el que participan altos jefes policiales y miembros de la institución castrense. La Policía destituyó de sus cargos a los dos jefes policiales involucrados y se busca a un efectivo militar que también fue identificado.
Bascopé destacó que la misión de la Policía, según la Constitución, es la defensa de la sociedad y la conservación del orden público, pero “es vergonzoso que actualmente existe una descomposición de la institución del verde olivo y también del Estado mismo”.
“Es lamentable que varios jefes policiales se vean comprometidos con temas de corrupción, narcotráfico, agresiones, inclusive que ingresan al tema del ámbito de violencia familiar”, dijo.
Recientemente se conocieron varios hechos delictivos en el que están involucrados efectivos policiales. El 22 de abril se aprehendió a una subteniente de la Policía, acusada de liderar una banda delictiva, en el que habían policías, y que atracó en una vivienda en Santa Cruz.
Por este hecho, también se investiga al director del Centro de Readaptación Productiva de Montero, quien es un mayor de la Policía, por haber autorizado la salida de un privado de libertad, quien participó del atraco, donde se llevaron Bs 50.000 de una caja fuerte.
El mismo mes, el Ministerio de Gobierno informó que ocho efectivos del Grupo de Inteligencia y Operaciones Especiales (GIOE) Amazonia fueron aprehendidos por un presunto volteo (desvío) de 800 kilos de cocaína en Beni.
En un nuevo caso, se denunció que un efectivo del verde olivo abusó sexualmente de dos menores de edad al interior del mismo módulo policial en el que trabajaba, ubicado en el Mercado Lanza de la ciudad de La Paz.
Los efectivos policiales también están implicados en cobros, extorsión y tortura en las cárceles del país en contra de los privados de libertad.
En 2021, la Policía recibió 1.503 denuncias por corrupción en contra de sus efectivos, de las que 681 se rechazaron.
Bascopé afirmó que se llegó a una descomposición del Estado Plurinacional y que está fracasando como institución para vivir en paz, en armonía, en regla, como una sociedad avanzada y democrática. “En realidad estamos fracasando como Estado, parecemos un estado fallido porque no logramos tener una estabilidad institucional”.
Esta situación de descomposición, según el constitucionalista, irradia en la sociedad misma, “porque todo es corrupción, dinero fácil, y eso es peligroso, porque es abrir las puertas a los bajos instintos de la codicia humana y allí se dan los casos más perversos cómo los delitos de narcotráfico, trata y tráfico, secuestro, el tema de exponer a la juventud a la droga, prostitución; es bien peligroso lo que está pasando en Bolivia”.
/ANF/