Reabre luego de seis años el aeropuerto de Saná para vuelos comerciales

La reapertura del aeropuerto de Saná es una condición de los rebeldes chiítas para participar en conversaciones de paz con el fin de acabar con la guerra, que ha provocado la peor catástrofe humanitaria del planeta.

Aeropuerto internacional de Saná, Yemen. Fuente: dw.com

El aeropuerto de Saná reabrió este lunes (15.05.2022) para vuelos comerciales con su primera conexión aérea desde 2016 con rumbo a Amán, una de las condiciones de los rebeldes chiítas hutíes para participar en conversaciones de paz.



Un avión de la compañía aérea Yemen Airways despegó en la mañana de este lunes desde la capital yemení, controlada por los rebeldes, con 137 pasajeros a bordo rumbo a Amán, indicó a los medios el subsecretario de la Autoridad de Aviación Civil controlada por los hutíes en el Yemen, Raed Taleb, desde el aeropuerto de Saná.

Desde Amán, volverán 61 pasajeros a Saná a lo largo de esta jornada, afirmó el responsable hutí.

De acuerdo al canal yemení Al Masira, que actúa como portavoz de los rebeldes, la gran mayoría de los pasajeros son personas que necesitan tratamiento en hospitales.

Este primer vuelo comercial es parte de la tregua de dos meses auspiciada por la ONU que el Gobierno yemení reconocido internacionalmente y los hutíes acordaron el mes pasado.

Esta operación estaba prevista realizarse el pasado 24 de abril pero se retrasó por una disputa por los pasaportes emitidos por los hutíes, que finalmente se resolvió.

La reanudación de los vuelos comerciales desde el aeropuerto de Saná es también una de las condiciones de los rebeldes chiíes hutíes, respaldados por Irán, para participar en conversaciones de paz  en medio de la tregua.

El aeropuerto internacional de Saná estuvo cerrado durante seis años. El aeropuerto internacional de Saná estuvo cerrado durante seis años.

Desde agosto de 2016, de ese aeropuerto solo han salido o entrado vuelos de Naciones Unidas o de organismos de ayuda internacional después de que la coalición militar liderada por Arabia Saudí, que controla el espacio aéreo en el Yemen, cerrara el aeropuerto para vuelos comerciales.

Reapertura del aeropuerto de Saná «es un primer paso hacia la paz duradera»

La reapertura del aeropuerto de Saná con el despegue del primer vuelo comercial en seis años, tras haber sido cerrado por la coalición militar liderada por Arabia Saudí que controla el espacio aéreo en el Yemen, es el «primer paso hacia una paz duradera» en el país, afirmó hoy la oenegé Consejo Noruego para los Refugiados (NRC, por sus siglas en inglés).

«El despegue del primer vuelo comercial desde el aeropuerto de Saná en casi seis años es un primer paso hacia una paz duradera para el Yemen», indicó en un comunicado.

«La reapertura ampliamente esperada del aeropuerto fue uno de los principales objetivos de la tregua. Si las partes en conflicto continúan trabajando juntas para operar vuelos regulares dentro y fuera de Saná, pueden ayudar a salvar miles de vidas, prevenir muertes prematuras y apoyar la economía del país», se apunta en la nota.

Yemen está sumido en la mayor crisis humanitaria del planeta. Yemen está sumido en la mayor crisis humanitaria del planeta.

«Aplaudimos a las partes en conflicto por trabajar para encontrar un terreno común que beneficie al pueblo yemení e instamos a las partes a cumplir con urgencia otros elementos de la tregua, como abrir las carreteras en Taiz y otras provincias. La tregua debe extenderse a cumplir con estos compromisos y evitar más vidas se pierdan», según NRC.

Los términos de la tregua, que entró en vigor el pasado 2 de abril, incluyen facilitar la entrada de barcos de combustible en los puertos de Al Hudeida, permitir dos vuelos comerciales a la semana desde y hacia el aeropuerto de Saná, y convocar una reunión entre las partes para acordar la apertura de carreteras en Taiz y en otras zonas.

«La economía del país solía beneficiarse de los ingresos generados por los pasajeros que pasaban por el aeropuerto y las mercancías transportadas por él. Cuando el aeropuerto cerró, muchas personas perdieron su trabajo y las empresas y proveedores que prestaban servicios en el cerraron o sufrieron pérdidas económicas», concluyó NRC.

Desde agosto de 2016, de ese lugar solo han salido o entrado vuelos de Naciones Unidas o de organismos de ayuda internacional.

La coalición beligerante ha controlado el espacio aéreo yemení desde que entró en el conflicto en marzo de 2015, en un intento por restaurar al gobierno que los hutíes depusieron al inicio de la guerra civil, en 2014.

CP (efe, rtr)