El nuevo puente en el Urubó pasó la prueba que garantiza su resistencia

La obra fue sometida este sábado a pruebas de fuerza con 10 volquetas, cada una con una carga de 40 toneladas

Foto: Gobernación cruceña
Foto: Gobernación cruceña

Fuente: El Deber

El puente  Metropolitano, paralelo al Mario Foianini, pasó la ‘prueba de fuego’ que garantiza su resistencia. La  estructura, que ya está prácticamente concluida, fue sometida este sábado a pruebas de carga y dilatación, necesarias antes de su  habilitación al tráfico vehicular.

Fernando Menacho, secretario de Desarrollo Humano de la Gobernación,  informó que se hizo una verificación del puente para someterlo a pruebas de fuerza a fin de comprobar  su resistencia al movimiento y oscilaciones de temperatura. «Esto para entregar a la población una  estructura garantizada y que no va a  tener problemas con el tiempo», dijo.



Explicó que la prueba se realizó con diez volquetas, cada una con una carga de 40 toneladas. «Entonces tenemos la garantía de que cumple con las exigencias de tráfico que tiene esta ruta. La obra será  un alivio para la gente que vive al otro lado del río Piraí», remarcó.

Los trabajos de construcción del puente ya fueron concluidos y ahora se trabaja en la habilitación de los accesos, tanto en el lado de Porongo como en el lado de Santa Cruz de la Sierra.

Los vecinos del municipio de  Porongo aplaudieron este nuevo paso hacia la habilitación del puente, toda vez que la obra es muy necesaria por el crecimiento de urbanizaciones y negocios en la zona del Urubó  que ha incrementado el tránsito vehicular.

El puente Mario Foianini es por ahora la única vía de interconexión con Porongo y fue construido hace 22 años, cuando el municipio porongueño tenía solo 8.000 habitantes y ahora cuenta con 25.000. Este puente recibe cada día una carga de vehicular de 35.000 motorizados y cuando fue construido se estimaba un pico de 5.000.

Fuente: El Deber