“Harto quería a su mamá”, dieron el último adiós al niño atropellado que llevó almuerzo a su madre

“Harto le quería a su mamá”, recuerda Gladys Mayta familiar de Moisés Mayta Canaviri, el niño de 12 años que murió atropellado en la carretera Pan de Azúcar en Viacha, cuando retornaba a su hogar luego de llevar almuerzo a su madre en el campo.

De aquí había llevado su comidita para su mamá al campo y junto con él habían comido”, señaló entre lágrimas la familiar del muchacho.

Los compañeros de Moisés se dieron cita para darle el último adiós y la banda del colegio le rindió honores. Moisés quería ser profesor y era el mejor alumno y presidente de su curso.



“Era buen alumno, era una persona muy alegre. Lo vamos a extrañar mucho”, recordó con cariño Nancy, una de sus compañeras.

El director del colegio lamentó el deceso de Moisés. “Yo creo que ha sido un chico ejemplar. Entiendo que estaba llevando el almuerzo de su madre”, dijo.

Moisés, que demostró hasta el final el amor por su madre, fue enterrado en el cementerio de Viacha junto a sus abuelos.

La familia y amigos clamaron justicia para Moisés y exigieron que su muerte no que en impunidad.

El sábado, Moisés fue en bicicleta llevando comida para su madre, quien trabaja en el campo. Comieron juntos y cuando retornaba a su hogar fue atropellado por una furgoneta.

El hombre, quien intentó huir tras el hecho, dijo que se distrajo cuando su esposa ofrecía un refresco mientras conducía.