Asesinaron a dos oficiales de la Guardia Revolucionaria de Irán en la ciudad de Zahedán

El coronel Mehdi Molashahi y el agente Javad Kija se dirigían a sus casas tras finalizar su jornada laboral cuando desde un automóvil les dispararon con un fusil Kalashnikov

El coronel Mehdi Molashahi y Javad Kikha, miembros de los Guardianes en la provincia de Sistán-Baluchistán, fueron abatidos a balazos por desconocidos en la ciudad de Zahedán

El coronel Mehdi Molashahi y Javad Kikha, miembros de los Guardianes en la provincia de Sistán-Baluchistán, fueron abatidos a balazos por desconocidos en la ciudad de Zahedán



Fuente: infobae.com

Dos oficiales de la Guardia Revolucionaria de Irán murieron este martes después de ser tiroteados por hombres armados no identificados en la ciudad iraní de Zahedán, de mayoría suní, situada en el este del país, según ha informado el cuerpo en un comunicado.

El coronel de la Guardia Revolucionaria iraní Mehdi Molashahi, así como el agente Javad Kija “se dirigían a sus casas tras finalizar su jornada laboral cuando desde un automóvil les dispararon con un fusil Kalashnikov” y los “asesinaron”, indicaron las autoridades iraníes. “Se está investigando el ataque”, agregaron.

“El coronel Mehdi Molashahi y Javad Kikha, miembros de los Guardianes en la provincia de Sistán-Baluchistán, fueron abatidos a balazos por desconocidos en la ciudad de Zahedán”, indicó la agencia.

Por el momento, se desconoce la identidad de las personas involucradas, así como su motivación o procedencia. Las autoridades iraníes informaron de que han abierto una investigación para identificar a los autores, tal y como ha recogido la agencia de noticias ISNA.

La Policía de Irán informó la pasada semana de la detención de al menos 57 manifestantes tras una serie de protestas en Zahedán. El pasado 1 de octubre las manifestaciones en la provincia costaron la vida al jefe de Inteligencia de la Guardia Revolucionaria en la provincia, identificado como Alí Musavi.

Tras su muerte, el presidente iraní, Ebrahim Raisi, asignó al ministro del Interior, Ahmed Vahidi, una investigación “exhaustiva” los disturbios, que se saldaron con más de 60 muertos, tras la violación de una niña baluchí de 15 años por parte del jefe de la Policía de Chabahar.

Protestas en en la ciudad de Zahedán (Twitter)

Protestas en en la ciudad de Zahedán (Twitter)

Zahedán fue teatro la semana pasada de protestas que dejaron decenas de muertos, entre ellos miembros de las fuerzas de seguridad.Esa manifestación se inscribió en el levantamiento de varias ciudades provocado por la muerte el 16 de septiembre en Teherán de la joven kurda iraní Mahsa Amini, tres días después de ser detenida por la policía moral por infringir el estricto código vestimentario de la República Islámica.

Por otra parte, en agosto un oficial del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán murió “en una misión” en Siria, informaron medios estatales iraníes.

El general Abolfazl Alijani, miembro de las fuerzas terrestres y que se encontraba en una misión en Siria como asesor militar, fue asesinado el domingo”, dijo una emisora estatal en su sitio web, sin mencionar los detalles del ataque en el que fue abatido.

Medios locales describieron a Alijani como un “defensor del santuario”, un término utilizado para aquellos que trabajan en nombre de Irán en Siria o Irak. Su cuerpo será devuelto a su país de origen para su funeral y entierro.

A principios de agosto, se celebraron en Teherán y otras ciudades iraníes procesiones fúnebres por cinco miembros del Guardia Revolucionaria Islámica de Irán asesinados en Siria hace varios años, después de que sus cuerpos fueran recuperados e identificados mediante pruebas de ADN.

(Con información de Europa Press y AFP)