Rectores de todas las universidades públicas en Colombia tendrían que ser elegidos por votación

De acuerdo con un proyecto de Ley presentado ante el Congreso las instituciones públicas deberán elegir sus directivos de forma democrática; de aprobarse, estas tendrían seis meses para cambiar los mecanismos con los que eligen a sus directivos

Fachada de la Universidad Nacional de Colombia, en Bogotá. Foto: Colprensa.Fachada de la Universidad Nacional de Colombia, en Bogotá. Foto: Colprensa.

Fuente: Infobae.com

 



Luego de inconvenientes como los reportados con la Universidad Sergio Arboleda, la Universidad San Martín, entre otras, se decidió radicar un proyecto en el Congreso de la República para que a los rectores y demás directivos de las instituciones de educación superior se elijan mediante procesos democráticos.

La iniciativa será presentada ante la Cámara de Representantes, este martes 25 de octubre, con el nombre ‘Democracia Universitaria’ y es de autoría del representante Jaime Raúl Salamanca, del Partido Alianza Verde. Con la radicación del mismo se pretende la modificación de los artículos 64 y 66 de la Ley 30 de 1992.

Los objetivos de esa iniciativa es permitir que los estudiantes y demás personal universitario participe en la elección de quienes dirigen esas casas de estudio y los procesos sean completamente transparentes. Además, se pretende que haya una mayor participación del cuerpo estudiantil en la toma de decisiones de las diferentes universidades del país.

Con ello, las mayorías de los Consejos Superiores Universitarios dejarían de estar en manos de los financiadores y del Gobierno nacional de turno y se pasaría de cuotas burocráticas a procesos en los que la comunidad universitaria sea partícipe de lo que se decide en las instituciones.

“Reconfigurar mayorías del CSU, para que los actores internos tengan las mayorías, garantizando el incremento de la participación de los estudiantes, y disminuyendo el del Gobierno Nacional”, reza el proyecto.

Sin embargo, en primera medida, esta iniciativa iría dirigida a las universidades públicas del país como la Universidad Nacional, la Universidad Distrital Francisco José de Caldas, la Universidad Pedagógica Nacional, entre otras. A futuro, se esperaría que, si este proyecto ve la luz, se aplique en la mayoría de academias del país.

Los procesos democráticos, según el congresista ponente, serán uno de los principales ejes del proyecto: “Este es un proyecto de ley que cuenta con 5 artículos, incluyendo la vigencia, y está enfocado en darle a las universidades la democracia real y representativa que durante décadas han exigido los estamentos naturales de las universidades, los estudiantes, egresados, trabajadores y profesores, su voto debe pesar más que el de unos pocos dentro del Consejo Superior Universitario”, señaló el autor del proyecto.

Más jóvenes accedieron a la educación superior en 2021 en comparación con el 2020. Imagen de referencia.Más jóvenes accedieron a la educación superior en 2021 en comparación con el 2020. Imagen de referencia.

En la iniciativa se describe cómo, hasta ahora, se realizan ese tipo de elecciones que vienen dirigidos, en el caso de las universidades estatales, desde el Ministerio de Educación Nacional, que es el que preside el Consejo Superior. Por ello, se modificaría el el artículo 64 de la Ley 30 de 1992, logrando que quede así:

“a) El Ministro de Educación Nacional o su delegado, quien lo presidirá en el caso de las instituciones de orden nacional. b) El Gobernador, o su delegado, quien preside en las universidades departamentales. c) Un representante de las directivas académicas, uno de los docentes, uno de los egresados, dos de los estudiantes, y un exrector universitario, quienes serán elegidos mediante mecanismos vinculantes de democracia universitaria. d) Un representante del sector productivo. e) El rector de la institución con voz y sin voto.”, detalla el proyecto.

Además, si llegase a convertirse en ley, también se modificaría el artículo 66 de la Ley 30 de 1992 permitiendo que, como el rector es el representante legal de la institución, sea elegido con los citados procesos democráticos en los que participen estudiantes y demás personal académico. “Su designación la realizará el Consejo Superior Universitario, atendiendo al resultado del mecanismo del que trata este artículo. Dicha designación, así como requisitos y calidades para ostentar el cargo se reglamentarán en los respectivos estatutos”, reza el texto.

Una vez se apruebe la iniciativa, las universidades tendrán seis meses para cambiar los estatutos y rúbricas para elegir a sus directivos. “La democracia universitaria se ha constituido en una lucha histórica del movimiento estudiantil universitario latinoamericano, además de ser comprendido como un elemento indispensable para la garantía de una verdadera autonomía universitaria y con este proyecto, lo vamos a lograr”, destacó el representante Jaime Raúl Salamanca.