A favor de salvar el anonimato en internet: por qué estamos en contra de recortar libertad de expresión