A finales de 2013 Kodak se despidió formalmente de su proceso de quiebra con una reorganización que centró sus servicios en tecnologías de impresión digital de alta velocidad y el envasado flexible de bienes de consumo.