A la gente se le controla la temperatura al llegar a una clase de yoga al aire libre en un parque del centro de la ciudad durante el brote del coronavirus (COVID-19) en San Diego, California, el 24 de agosto de 2020. REUTERS/Mike Blake