A pesar de la mejora de los números, el gobernador recalcó que Sao Paulo "no puede bajar la guardia" ante el virus, una enfermedad que ya ha dejado en el estado cerca de 1 millón de casos y 30.905 muertes. EFE/Sebastiao Moreira/Archivo