A toda hora somos interrumpidos por mensajes o llamadas – Shutterstock