Abe habla en conferencia de prensa en su residencia oficial (Franck Robichon/Pool vía REUTERS)