Acaparar animales es una tendencia que viene en aumento en Japón y está asociada a la vejez, la pobreza y el aislamiento. Doubutukikin/Handout via REUTERS