Además de ser ingeniero y autor, Sagasti se desempeñó cargos públicos en su país, en la ONU y el Banco Mundial