Agentes de bolsa trabajan en Wall Street, Nueva York (EFE/Justin Lane/Archivo)