Algunos de los antivirus más usados en Windows tenían vulnerabilidades que permitían a los atacantes aumentar sus privilegios