Alumnos con máscaras protectoras, se sientan en el patio del Colegio Henri Matisse (REUTERS/Eric Gaillard)