Alvin Williams tiene 66 años y es otro de los refugiados en local de venta de muebles (REUTERS/Go Nakamura)