AMigos y familiares cargan el féretro de una de las ocho víctimas de la matanza de Samaniego, en Nariño (AFP)