Ante la pérdida de Tomic, Frei no quiso que Allende fuera elegido por el Congreso, pero su partido decidió apoyar al socialista.