Antes de destacarse en tecnología y fundar su propia empresa a los 19 años, Bill Gates fue un niño introvertido, al que le interesaban más las enciclopedias que las personas.