Apple, Fortnite y las lentejas: cómo la App Store y la obsesión por el control nos han llevado a esta situación