Así es como la transición de Apple a procesadores ARM puede influir enormemente en la informática clásica y en la era post-PC