Así es como Oracle ha sometido a Sun Microsystems a una muerte larga y agónica