Así estuvo el cielo rojo y el humo espeso el miércoles en Salem City, Oregon (ZAK STONE/via REUTERS)