Así son los pequeños hilos con electroes que se cosieron a la corteza cerebral de los ratones para recopilar información