Atrás quedó el recuerdo de los temas Claridad, Súbete a mi moto, A volar, entre otos muchos más, cuando se supo que Díaz siempre privilegió su interés de llevar a la fama a los adolescentes