Aula de un colegio francés en Poissy, el pasado 5 de mayo. EFE/EPA/IAN LANGSDON / ARCHIVO