Aumento del déficit fiscal, aceleración de la inflación en perspectiva e incertidumbre cambiaria, llevaron a ajustar otra vez a la baja las jubilaciones