Aviones estacionados en un aeropuerto alemán (Reuters)