Barack Obama acompañó a Biden en Detroit: una clara señal de que ganar Michigan es crucial para que la Casa Blanca vuelva a albergar a un demócrata. (REUTERS/Brian Snyder)