Biden en una edición pasada del Foro Económico Mundial (EFE)