Bolsonaro toma una banana y saluda a sus seguidores en el Palacio de la Alvorada (EFE/Andre Borges/Archivo)