Cada vez hay más fabricantes grandes que venden portátiles con Linux: estas son las principales propuestas