Calígula murió asesinado a los 28 años. Su mirada era "penetrante y con un aire lo suficientemente salvaje para torturar"