Carrie Lam, líder del ejecutivo de Hong Kong, se dirige al Concejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra (REUTERS/Denis Balibouse)